Meditaciones Peregrinas

San Benito Abad (1)

Sirve de algo dar las fechas de nacimiento y muerte de un santo como Benito?   quizá las olvidemos pronto, Benito vive en una época que para hacerlo más fácil fue hace 1500 años (Nursia, Umbría; 480-Montecasino, Lacio; 21 de marzo de 547) . Se imaginan ustedes 1500 años,  y aún en la Iglesia hay muchas cosas que son parte de su legado, como su manera de vivir en lugares autosuficientes (autarquias) que hoy vuelven a ser un ideal,  y en parte la famosa cruz de San Benito,  que para serles sinceros  se escuchó hablar de ella, Casi 1000 años después de que San Benito hubiera existido (1647),

Un Papa (Benedicto XIV 1742)  aprobó la medalla,  que por mucho tiempo no fue permitida mientras se lograba descubrir el origen de esas letras que no tenían una interpretación. Hasta que alguien, buscando en esos documentos antiguos encontró una inscripción que explicaba el significado de cada una de las letras.

La medalla que conocemos hoy fue hecha recordando los 1.400 años de su natalicio (1880). Todo lo que sabemos de Benito lo escribio justamente un monje que luego fue declarado santo (Gregorio Magno)

De noble familia romana. su abuelo fue cónsul y capitán romano,  con solo decir eso hablamos del poder económico y social de la familia, su familia los medios suficientes para enviar a Benito a estudiar a Roma.  

Roma, Roma, Roma: la gran ramera, así le llamó Juan en sus revelaciones (apocalipsis 17, 18). Algunos incautos creen que la expresión habla de la iglesia católica, pero es que Roma era la urbe, la gran ciudad de fe y perdición, de gente buena y mala. de católicos fervorosos, otros tibios, paganos y ateos.  habia de todo; me recuerda las calles de cualquier urbe y los muros de facebook. con toda clase de banderas y pasiones, gente buena, mala, ardida, feliz, pretenciosa, y petulante.

Benito vió eso e inmediatamente supo:  este no es mi mundo! yo no pertenezco a este lugar. Fue muy sabio, nosotros muchas veces sabiendo que no es nuestro mundo nos dejamos untar de maldad, que triste.  Benito se fue, se decidió a irse y lo hizo.

Detrás de las barbas de este viejo, hubo un joven que supo tomar decisiones: el que escucha consejo se hace sabio y llega a viejo, yo ya estoy viejo, pero no sabio. Benito huyó no de la gente, sino de esa maldad, y de la fama que corrompe, como cuando hizo el primer milagro al componer un valioso jarrón roto, prefirió huir antes de llenarse de vanagloria.

Decisiones tremendalente drásticas tomó:  vivir en una cueva (subiaco) , y no por necesidad, porque buscaba saciar la sed de Dios que lo abrumaba. necesitaba estar solo y alejado de todo. 

A veces tengo noticias de esa clase de personas, recuerdo al padre Melo en Chitaraque, el viejito del camino de borrascoso a miralindo, o aquel en el camino a cimitarra, quiza no porque buscarán ser santos sino porque se hartaron de la vida como viene… parecen pordioseros pero hay historias acerca de lo bien que pudieron vivir… la verdad no sabemos el significado de la palabra bien quizá encontraron lo que buscaban y no nos hemos dado cuenta.

Un monje le llevaba pan y agua y Benito desde el  risco la subia con una cuerda.  

Voy a usar pinturas oscuras, fuertes para asemejar la piel quemada de benito, su comienzo fue bien radical pero encontró lo que buscaba encontró la fuente de la sabiduría de la que ha bebido la iglesia por mil generaciones. y la gente empezo a buscarlo, reflejaba la sabiduría de Dios.